Financiamos su tratamiento

Acné juvenil y acné adulto

El acné es una patología compleja, éste clínicamente se manifiesta en forma de lesiones polimorfas en la que podemos encontrarnos pápulas, inflamatorias, comedones abiertos y cerrados, inflamación profunda, …

El grano en sí puede ser un grano inflamatorio, un comedón abierto (negro), un comedón cerrado con punta blanquecina… y dentro del acné también tenemos las cicatrices de acné secundarias a la resolución de la inflamación, más o menos deprimidas, rojas, hiperpigmentadas, incluso verdaderas cicatrices queloides.

Acné juvenil

El acné juvenil es característico de la adolescencia y requiere de muchos cuidados diarios; lo habitual suele ser que haya poros abiertos o puntos negros, y deben ser tratados con lavados de cara en profundidad con exfoliantes químicos y físicos, además de la utilización de retinol  tópico y de tratamiento oral con antibióticos antiinflamatorios, y o derivados de la vitamina A o retinoides orales

En la adolescencia, los andrógenos aumentan de forma fisiológica, ya que forma parte de la maduración del hombre y la mujer. Pero esto no significa que el acné que provoca sea benigno, es decir, el acné crea una inflamación que deriva en muchas ocasiones en cicatriz. La manera de prevenir esa cicatriz es evitando el acné. Por eso siempre hay que tratarlo para que su presencia sea lo menos traumática posible.  

Es fundamental que se utilice una crema con distintas concentraciones de retinol dependiendo del paciente para mantener a raya el acné y tener una piel sana.

En el caso de que la patología sea más llamativa, el primer paso para el acné juvenil es aplicar antibióticos tópicos sobre la piel, y en caso de que estos no fueran efectivos, pasaríamos a to-mar antibióticos orales para secar la piel, como los derivados de la vitamina A, isotretineína. Estos cumplen el objetivo de secar la piel de los adolescentes y, por tanto, frenan el acné.

El acné juvenil es muy importante que sea tratado de forma precoz, ya que en muchas ocasiones puede dejar cicatrices en rostro y cuello que puede que no desaparezcan.

✅  Acné adulto

En el adulto, el acné es patológico y hay que abarcarlo de forma integral tanto con tratamiento tópico como oral.

En adultos debemos controlarlo, generalmente, con antiandrógenos no hormonales. De esta manera vamos a atacar la causa del acné, que es el aumento del exceso de producción de grasa por parte de la glándula sebácea que hace que el folículo se llene de grasa, se obstruya y se cree una inflamación, superficial o profunda, en la dermis y de esta manera hace que aparezca el grano posteriormente.

En adultos, el tratamiento también puede incluir tomar derivados de la vitamina A, isotretinoina dosis bajitas, o ajustando la dosis dependiendo del paciente.

En algunas ocasiones habrá zonas con acné que solo tendremos acceso por medio de apartatología o láser; pero esto forma parte de la segunda parte del tratamiento. El láser se puede utilizar cuando ya llevamos unos meses con el tratamiento tópico y oral o desde el principio

Es fundamental explicar al paciente que es una patología compleja que no se va a controlar en dos semanas ni en un mes, requiere un tiempo, igual que no ha aparecido de la noche a la mañana sino de forma progresiva.

Y por  último, siempre debemos acudir a un dermatólogo para iniciar un tratamiento personalizado porque aunque el acné es muy común, cada persona lo manifiesta de forma totalmente distinta.