LA VITAMINA C

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de vitamina C y de alimentación es qué alimentos son ricos en esta vitamina para que tenga sus efectos en nuestra piel.

Alimentos ricos en vitamina C

Los alimentos ricos en vitamina C van a ser los responsables de que nos beneficiemos de todas las características de esta vitamina en nuestro organismo, en especial en nuestra piel.

Nuestro cuerpo no genera la vitamina C, por ello tenemos que adquirirla de forma externa. La manera más cómoda y por otro lado la más natural de que obtengamos vitamina C es mediante los alimentos ricos en esta vitamina. Si en nuestra dieta incluimos alimentos ricos en vitamina c como las verduras frescas o la fruta no tendremos déficit de esta vitamina y podremos obtener todos los beneficios que nos aporta.

Un estudio científico mostró que si el estado de salud es el adecuado, la piel no absorbe más vitamina C, por mucha crema que apliquemos sobre ella. Si los niveles en plasmáticos, esto es, en sangre, de vitamina C son adecuados, no sirve de mucho aplicar cremas con esta vitamina, pues parece que esta no se

absorberá. Es por esto que resulta más interesante tener unos niveles plasmáticos de vitamina C adecuados que serán los que faciliten que la vitamina llegue a la piel. Para esto podemos valernos por un lado de complementos vitamínicos, que habitualmente incluyen vitamina C asociada a otros antioxidantes, y por otro lado, de la alimentación: llevando a cabo una dieta equilibrada, con abundantes frutas y verduras. Esto será lo más cómodo y lo más natural.

 
 

 

Los efectos de los alimentos con vitamina C en nuestra piel son:

PERMITE LA FORMACIÓN DE COLÁGENO

El colágeno es una proteína que da cuerpo a nuestra piel. Es la estructura sobre la que se sostiene la epidermis y demás estructuras que forma la piel como los vasos sanguíneos, los folículos y glándulas cutáneas entre otros. Sin vitamina C, los fibroblastos no pueden formar colágeno nuevo para mantener ‘el esqueleto’ de la piel.

ES ANTIOXIDANTE

Evita o disminuye la oxidación que se lleva a cabo en nuestro cuerpo provocada por fenómenos como la contaminación, el sol, el tabaco, el alcohol, las infecciones o la exposición a diferentes sustancias tóxicas.

INHIBE LA PIGMENTACIÓN DE LA PIEL

La vitamina C hace que los melanocitos, las células de la epidermis responsables de la pigmentación de la piel, disminuyan la producción de melanina.

Cosméticos con vitamina C

Otra de las consultas más comunes que soléis hacerme en cuanto a este tema es qué cosméticos llevan vitamina C.

A pesar de que los alimentos con vitamina C o los complejos vitamínicos orales con esta vitamina son los adecuados para hacer que los efectos de la vitamina C se lleven a cabo en nuestra piel, existen comercializados[PL1] cremas para que podamos acercar la vitamina c directamente a nuestra piel.

 

La penetración de la vitamina C en la piel a través de cremas no es fácil, ya que es hidrosoluble y la capa más superficial de la piel (manto lipídico) la repele. Esto ha supuesto un reto para los laboratorios que formulan cremas con vitamina C; no basta con que una crema contenga vitamina C, esta debe estar formulada de tal manera que atraviese las capas superficiales de la piel para que pueda realizar su función que es la misma que la que tiene por medio de los alimentos.

 
 
Ampollas

A pesar de que la vitamina C es eficaz en todas sus versiones, es en ampollas donde conserva sus propiedades como ningún otro formato.

A pesar de que hay muchos productos que refieren tener vitamina C, no todo producto con el reclamo “Vitamina C”, contiene la cantidad necesaria y está formulado para conservarla de forma correcta, porque es el ingrediente cosmético más inestable que hay y se oxida.

No todas las ampollas de vitamina C son iguales, y el por qué hay que buscarlo en lo inestable que resulta la molécula en sí. Tiene que formularse en un medio que no se altere, y al abrir el envase, utilizarlo pronto o tener un sistema de cierre apropiado, porque si no se oxida.

¿Cuándo aplicar la vitamina C?

La vitamina C combate los efectos de los radicales libres provocados por la radiación ultravioleta, por el sol, y es por la mañana y durante las primeras horas del día cuando más expuestos estamos a estas radiaciones. Así mismo, es durante el día cuando estamos expuestos a los distintos agentes responsables de la oxidación de nuestra piel, agentes externos que podemos frenar por el efecto de la vitamina C.

Tratamientos en cabina a base de vitamina C

La vitamina C se puede utilizar en cualquier tratamiento de cabina puesto que estos tratamientos son realizados por profesionales que preparan adecuadamente la piel del paciente, limpiándola adecuadamente de forma manual o mecánica para favorecer la posterior aplicación de la vitamina C; de esta y de esta manera pueda tener una adecuada penetración y absorción cutánea.

Aunque ya hemos comentado que la mejora forma de obtener la vitamina C es oral, el efecto flash y luminosidad que provoca en nuestra piel además de la protección que aporta contra los radicales libres a los que estamos sometidos continuamente a lo largo del día, resulta muy atractiva su utilización en un tratamiento de cabina así como en nuestro día a día como rutina de belleza

Rutina de belleza: vitamina C + retinol

Para mi gusto, ésta es una rutina de belleza indispensable y que en distinta manera recomiendo a todas mis pacientes, siempre individualizando y ajustando el tratamiento atendiendo a las necesidades de cada una cuando el tratamiento es simplemente para mejorar la piel y conseguir una piel más sana o, en caso de que exista una patología cutánea, adaptándola al tratamiento adecuado que necesitaría la paciente dependiendo de la patología a la que hagamos referencia.

Efectivamente, por la mañana es imprescindible que realicemos una adecuada limpieza exfoliante física para retirar los restos celulares cutáneos tras la actuación del retinol de la noche y tras esta limpieza la aplicación de una crema con hidratación más o menos intensa dependiendo del paciente acompañada de vitamina C que nos va a dar todos los efectos comentados (protección antioxidante, formación e colágeno, luminosidad) siempre seguido de una adecuada fotoprotección solar 50 antes de salir de casa.

Después de todo el día, es fundamental volver a realizar una limpieza adecuada, yo por la noche recomiendo un limpiador exfoliante químico más suave que nos ayude a limpiar la piel y a retirar los restos de maquillaje sin dañarla puesto que debemos aplicar el retinol a distintas concentraciones dependiendo de la clínica del paciente y de esta manera permita actuar toda la noche en nuestra piel y obtener resultados que a la larga serán espectaculares, una piel sana, para mí lo más importante como dermatólogo.